La inteligencia artificial y los chatbots están, sin duda, en auge. Y esto es solo el comienzo. Durante el 2019, el 67% de los usuarios de internet utilizó un chatbot. En cuanto a las empresas, 58% de las que actualmente usan un chatbot son B2B. ¿Un ejemplo a tener en cuenta? Facebook, en donde actualmente llevan implementados más de 300.000 bots en su plataforma de Messenger. Además, Juniper Research pronostica que para el año 2023, la adopción de chatbots en sectores como el retail, la banca y la atención médica se traducirá en un ahorro de unos 11 mil millones de dólares. ¡Nada mal! 

Ahora bien, ¿qué sucede con las áreas de Servicio y Atención al Cliente? Los chatbots conversacionales o bots, también llamados asistentes virtuales, se están convirtiendo cada vez más en la herramienta preferida para este sector. Según un estudio de Gartner, para el 2020, el 25% de las operaciones del servicio al cliente serán realizadas por Chatbots.

Los beneficios de esta solución son destacados, principalmente porque al funcionar con inteligencia artificial, no requieren de un recurso humano full-time. Esto les permite a las compañías automatizar gran parte de su servicio al cliente, atender en tiempo real y en cualquier momento del día.


Artículo relacionado: Qué es un chatbot y las 4 aplicaciones indispensables para tu negocio


Es importante mencionar, sin embargo, las desventajas fruto de la mala aplicación de estas tecnologías. El entusiasmo que presentan las empresas por innovar y ahorrar no deja ver las frustraciones que vendrán en un muy corto plazo si no se toman las precauciones necesarias antes de su aplicación. Los usuarios se suben a esta misma emoción y comienzan a usar el chat, pero cuando se transforman en un spam o no obtienen lo que esperaban de ellos, la diversión se esfuma y en cuestión de segundos juzgan explícitamente a la compañía dejando una marca digital imborrable.

El potencial de incorporar un chatbot es indiscutible, pero es necesario aplicarlo correctamente, sobre todo cuando las empresas piensan utilizar estas soluciones para el servicio al cliente, el sector más interesado en su implementación. Es que un chatbot tiene que ser útil y realmente resolver las consultas de las personas. Por ejemplo, mediante el intercambio transaccional de información.  Además, debe ser conversacional; es decir, debe ser capaz de procesar el lenguaje natural para entender a las personas, y poder así brindar una mejor experiencia.

Si un bot no es capaz de dar solución al menos a las consultas más frecuentes de los clientes y de resolver una necesidad en tiempo real, no deja de ser un simple bot por comandos o “command bot”: un bot que responde a un esquema muy estructurado y acotado de preguntas y respuestas. La gran diferencia entre estos command bots y los conversacionales es que los primeros no utilizan la inteligencia artificial en el servicio al cliente.


Artículo relacionado: ¿La tecnología al servicio del cliente o el clienteal servicio de la tecnología?


Hay una serie de cualidades que debe tener un bot para entender las intenciones de los clientes. Su puesta en marcha demanda un esfuerzo inicial por parte de la compañía para dotarlo de conocimiento, entrenarlo  e integrarlo con sus sistemas y CRM. Pero el trabajo valdrá la pena. Como resultado, mejorarás la satisfacción y experiencia  del cliente y ahorrarás e incrementarás las ventas para la empresa.

Por eso, antes de incorporar un chatbot en tu empresa, te invitamos a preguntarte lo siguiente:

  1. ¿Es la tecnología que tu empresa necesita?
  2. ¿Es el proveedor del chatbot especialista en atención al cliente?
  3. ¿El proveedor tiene experiencia en tu industria? ¿Qué clientes de tu segmento atiende?
  4. ¿Pudiste ver casos activos y efectivos?
  5. ¿Puede integrarse con los canales digitales más utilizados por tus clientes? (Facebook Messenger, WhatsApp)
  6. ¿Tiene estado de memoria para mantener un diálogo de largo plazo, entendiendo el contexto?
  7. ¿Ofrece métricas y reportes para que aprendas y evoluciones su contenido día a día? ¿Crees que realmente mejora la experiencia del cliente?
  8. ¿Qué recursos y tiempo necesitas para implementarlo?
  9. ¿Podrás integrar tu bot con otras soluciones, sistemas y tecnologías de terceros? 
  10. ¿El servicio al cliente del proveedor es un servicio premium? ¿Tienen un equipo de Customer Success listo para ayudarte en todo momento?

Si tu proveedor no puede dar respuesta a todo esto… ¡Sigue buscando!

Utilizar chatbots conversacionales en tiempos de crisis

Ante la situación del coronavirus, en Aivo estamos presentes para apoyar a las empresas que estén enfrentando dificultades en su estrategia de atención.

Por eso queremos que sepas que puedes contar con nosotros. Para ayudar a afrontar esta situación, Aivo habilitó un programa gratuito para las compañías que tengan más de cinco mil conversaciones por mes. Este incluye el live chat (Live) y la base de conocimiento (Help) sin costo hasta junio. Además, también lanzamos Aivo Quick Onboarding para que las compañías implementen nuestras soluciones en tiempo récord. 

Si deseas conocer más sobre nuestras soluciones, puedes obtener una demo de nuestros representantes aquí o solicitar una cotización aquí

 

Actualizado el 11 de mayo de 2020.